MUJERELECTRO

MUJERELECTRO", poetiza, denuncia, indaga y glorifica el sentido de la mujer en el mundo. Cabalgamos en la cresta de la ola feminista a través de textos poéticos algunos tan antiguos como los sumerios y otros de poetices contemporáneos que componen a partir de una mirada consciente y libertaria.

"MUJERELECTRO" con dirección de Beatriz Diebel y las actuaciones de Sol Argayo, Andrea Asís, Sandra Iperico, Virginia Peña, Leticia Woods, Clara Weller. 

Sobre la Obra:

La mujer se piensa a sí misma, con su mitología y su poética, a través de la mirada múltiple de poetas y autores, con una puesta en escena concebida a través de la estética de la cultura electrónica contemporánea.

Multimedia, poética y alegórica, MujerElectro perfila a una mujer multifacética desde los mitos originarios a la actualidad. Poesía y dramaturgia, que juntas, despliegan escenas en donde un coro de actrices se involucra en la totalidad del espectáculo interrelacionando entre sí y con los elementos que lo componen. Interpretación de textos, personajes, canto, movimiento, expresión, música e imágenes que se fusionan espectacularmente con la estética del video clip.

El proyecto de creación:

El abordaje teatral de poesías antiguas y actuales, pero siempre contundentes, resuena en el cuerpo de las actrices de manera única y singular. Se indaga escénicamente sobre las pulsiones que en cada una de ellas desencadena la palabra escrita. Así, la expresividad surge desde estas mujeres marcadas dentro de una historia patriarcal, y los cuerpos se ven atravesados por una estética de la movilización interior vinculada al ritmo y el mundo sonoro.

Ficha Técnica:

Dirección y dramaturgia:  Beatriz Diebel

Actuación: Sol Argayo, Andrea Asís, Sandra Iperico, Virginia Peña, Leticia Woods, Clara Weller.

Diseño Sonoro: Lucas Solé

Asesoramiento Físico/Expresivo: Walter Cammertoni

Iluminación: Rafael Rodríguez

Vestuario: María Bressan

Artefactos escultóricos: José Quinteros

Visuales: Emilia Molina

Suturas en la dirección / Beatriz Diebel

Hay un momento, el momento único en el que trascurre y se crea MujerElectro, un tiempo que aglutina el pasado, el presente y el futuro. El espacio y el tiempo son uno solo, la mirada de la dirección se afirma en el intento creativo de condensar todas las ideas, todas las épocas y textos en ese instante efímero en el que sucede el espectáculo. Quien mira de afuera organiza, fusiona, corta de manera abrupta, realiza suturas entre una escena y la otra, liga. Sobre este concepto trabaja la dirección de MujerElectro.

Se plantea una escritura escénica que dialoga constantemente con la dramaturgia propuesta por las actrices. Se habilita la libertad necesaria para que ellas creen a partir de lo que piensan y sienten al encontrarse con un texto; luego la dirección reencausa estas expresividades hacia una cosmovisión que estructura la obra.

Frente a un texto lo que interesa es el decir, la dicción, el modo, la transformación de las palabras en sonidos, el ánimo, la emotividad. Se explora la impotencia en la expresividad corporal y en la voz que transforma a los personajes, la distorsión en el decir se lleva al cuerpo. Se trabaja con algunos elementos a nivel sonoro: los golpeteos sobre la superficie de las sillas, los palmoteos y otros, dan al texto de una actriz mayor preponderancia u otro tipo de ánimo, de fervor, de fuerza, de empuje.

Entrenamiento físico expresivo/ Walter Cammertoni

En MujerElectro el movimiento expresivo se integra en un todo conceptual y dinámico con el espectáculo. Las escenas son escritas a partir de las composiciones de los cuerpos, su relación con el espacio y las propuestas dramatúrgicas y/o textuales. El movimiento expresivo se enriquece a través de las herramientas de su compositor, dando sentido a la percepción sensible de las emociones y las emotividades de las actuantes.

El trabajo corporal del coro y de los personajes constituye el ritmo interno de la obra, y se fusiona con el universo simbólico de las imágenes. El accionar en el espacio, enriquece y da cuerpo al material escénico. La coreografía y sus dinámicas estructuran de esta manera la puesta en escena.

Entorno electro/ Emilia Molina

Las imágenes video proyectadas en Mujer Electro tienen varios estadios de representación. En primer lugar, conforman un entorno escenográfico realista naturalista: junglas, cascadas, animales, tótems y flores a tamaño real sirven de marco referencial para la dramaturgia. Por otro lado, y de forma poética, se describen elementos simbólicos que hacen de contrapunto con el parlamento de las actrices.

El lenguaje del Vjing (visuales psicodélicas usadas en discotecas y eventos de música electrónica) y la edición de clips en tiempo real, están presentes de forma recurrente en la obra, es parte del leitmotiv de la misma. La resultante que genera es un video clip que se construye en la escena.

Conscientes del efecto y pregnancia de la herramienta (videoproyectores de última generación), así como del tamaño de la imagen, se despliegan sobre el dispositivo escénico, efectos visuales y tímbricos en un cuadro. Una actriz corre hacia el fondo del espacio, impacta contra la pared y detrás, sobre su espalada, surgen proyectadas en tiempo real, dos alas que empiezan a batirse; un elemento de realismo mágico, poético y sutil.

Música electrónica / Lucas Solé

El tratamiento sonoro de Mujer Electro parte de la estética de la música electrónica y su universo de sonidos. Así, aparecen sonidos rítmicos que acompañan las actuaciones y son ejecutados en vivo por teclados, y otros sonidos que generan la tensión escénica necesaria u ofician como efectos descriptivos reales: el viento, un helicóptero, explosiones.

Se presentan piezas musicales originales compuestas especialmente para coreografías ejecutadas por las actrices y composiciones creadas para cada uno de los momentos y que completan el sentido y la percepción. Determinados ritmos electrónicos dinamizan la escena variando de velocidad o representando un pulso escénico.

Se presentan melodías y climas musicales que entrelazan estéticamente y de manera orgánica con el lenguaje de la obra teatral, dando vida a las imágenes proyectadas, intensificando las actuaciones y uniendo escenas.

Eclecticísmo Gótico / María Bressan

La concepción del vestuario de Mujer Electro se define por un eclecticismo que roza lo gótico y es, al mismo tiempo, atravesado dramáticamente. De esta manera se plantea un vestuario en base negra y apliques o detalles en colores que dependerán de los personajes representados.

Existe para cada actriz un único vestuario al que se le van superponiendo, de acuerdo a la necesidad del personaje, aditamentos como encajes, gasas, flores, plumas y sombreros. Asimismo, se plantea, al igual que en la estructura narrativa, la idea de suturas vertiginosas que configuran las transformaciones y las modificaciones de los vestuarios.

Propuesta estética de la obra

En MujerElectro hay rituales escénicos en un ámbito de signos psicodélicos en donde las voces, los cuerpos, el sonido, las luces, y las imágenes proyectadas, fusionan las escenas en una alegoría que desmenuza metafóricamente el sentido de la mujer en el mundo.

El espacio vacío es cruzado por un tiempo indefinido, en él las actrices se sumergen para dar vida a los personajes revalorizando la imagen corpórea a través del movimiento y la coreografía.

Perfiles femeninos interpretados con la contundencia de una mirada diferente e influenciada, a nivel sico-corpóreo, por la música electro que incorpora una sensación casi hipnótica y electrificante.

Nada está ubicado cronológicamente en el tiempo y la historia, mitos antiguos todavía resuenan en nuestra conformación sicológica del siglo XXI ya que, como es sabido, todo lo nuevo alguna vez fue viejo. La puesta en escena en un espacio despojado trastoca la temporalidad, refleja sus caras en un presente totalmente atemporal. Así, una bomba atómica estalla en un texto anónimo de los sumerios de cuatro mil años de antigüedad mientras los helicópteros de hoy cruzan el espacio.

Todos los tiempos están impresos, es como un círculo en donde no se conocen los inicios y los finales, todo se comprime y se fusiona, simbólicamente también, todas las mujeres son una sola.

Las mujeres de la tragedia griega incorporan sintéticamente sus padecimientos y así desfilan Antígona, Casandra, Ifigenia, y también Mariana Pineda; puesto que todas ellas han sufrido la injusticia de los hombres y el poder. Las solistas protagonizan sus textos, todas las actrices forman parte del coro que es el protagonista siempre presente, el que se encarga de llevar adelante esta propuesta compartida por los estímulos de la representación.  La base de la propuesta es poetizar, denunciar, indagar y glorificar el sentido de la mujer en el mundo.

FECHA y hora

Viernes 10, 17, 24 y 31 de Agosto a las 21:30hs. | Viernes de Septiembre a las 21:30hs.

Lugar

La Cochera - Fructuoso Rivera 541 Bº Güemes

PRECIO

Entrada: 200 pesos, estudiantes y jubilados 150 pesos.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn